Con la tecnología de Blogger.
jueves, 2 de agosto de 2012

Prefiero un 28 antes que seguir sumándole 6.

3 comentarios
Antes que nada, lo siento. Lo siento por mezclarlo todo, por meterle en cada conversación, por no ser capaz de olvidar. No me digas que no, porque sé que en el fondo te molesta aunque sea sólo un poquito.
"Acuérdate del 28", me dijiste. Con esas mismas palabras, además. Y da por seguro que no lo olvidaré. ¿Cómo hacerlo? Sabes que (des)afortunadamente tengo muy buena memoria para las fechas.
¿Enamorada, yo? Más quisiera. Ya no sé si el amor se siente o es el nombre de una fruta exótica. Me parece que eso es otra mentira más que los poetas del S.XIX se inventaron.
Las matemáticas nunca se me han dado mal, pero no me apetece estar el resto de mi vida sumándole 6. Es una suma muy sencilla, pero esconde demasiado detrás. Esconde muchos sentimientos, la mayor parte contradictorios; esconde dos personas, dos vidas, muchos recuerdos... pero también las ganas de olvidarlos. Y la impotencia por no lograrlo. La rabia, las lágrimas, los tres mil millones de veces que te pedí (y te pediré)  perdón.
Ojalá alguien pudiera hacer algo, un botón mágico que borrase todo. Me parece casi imposible. Aunque, pensándolo bien, quizás sí haya una pequeña solución. Comencemos por empezar a pensar en un 28 y dejar de sumar 6. ¿Me ayudas?

3 comentarios:

PIXEL dijo...

Felicidades por tus casi 13.000 visitas, ¿Hay alguna manera de vincular tu blog con mi twitter?

Lausaver dijo...

Es bastante dolorosa esta entrada, pero a la vez agradable de leer.
Es bastante irónico para mi...el número 28 esconde demasidas cosas para mí.

Caffeine dijo...

No tengo ni idea jajajaja.

Publicar un comentario

 
Designed by Photonica (c) 2011