Con la tecnología de Blogger.
domingo, 16 de marzo de 2014

How can we live enough to rest in peace?

0 comentarios
Follar. Borrachos. Fumados. Para olvidarnos de toda la mierda que sucede a nuestro alrededor. Solo tú y yo, unidos formando una única realidad. Respírame en el cuello, échame el aliento y deja que disfrute del olor a whisky. Te voy a comer, a morder; te voy a destrozar. Y si a alguien le jode, que simplemente mire para otro lado. Llorar. De alegría y tristeza. Rabia, puta distancia. Las ganas que te tengo. Que el puto rock nos reviente los oídos, que tape los latidos de nuestro corazón y que nos acompañe en el camino al clímax. Pasearé desnuda con mi chupa de cuero y subida a los tacones más altos que encuentre. Y gritar juntos, llegar a la vez. Arañarte la espalda y notar cómo un escalofrío recorre tu cuerpo. Muérdeme los labios, la lengua; no me duele más que lo que tengo dentro, estas cadenas que aprietan el pecho. Llévame lejos, caigamos juntos a ningún sitio. Pero para luego siempre, siempre, poder despertar a tu lado con una sonrisa.
viernes, 23 de noviembre de 2012

Envenenada, vena por vena, hasta matar.

1 comentarios
Una torta y un beso. Una sonrisa y una lágrima a la vez. Perder la cabeza, guiarse por impulsos y decir siempre las cosas claras, tragándome la vergüenza y el orgullo a bocados, que no engordan. Arriesgarme, saltar, subir el volumen al máximo de mi canción favorita. Y escaparme de casa, viviendo al día, sin pensar en lo que pueda pasar mañana. Pidiendo perdón antes que permiso, sin nada que me preocupe ni que me haga pensar más de la cuenta. Sé que estaría bien eso de reflexionar un poco antes de actuar, pero me gusta más ir improvisando, sin saber las posibles consecuencias ni calcular el daño que pueda sufrir. De arriba abajo y de abajo arriba en una milésima de segundo. Sin parar, como una frenética montaña rusa que parece no tener fin. No hay paradas que valgan, funciono así, y si no te gusta, ya sabes dónde está la puerta. Muchos dicen que he cambiado, que antes yo no era así; pero la verdad es que no me apetece parar a pensarlo. Que antes pensaba, que ahora estoy loca, que camino sin rumbo fijo. Todo por ese punto fuerte, o débil, según cómo lo mires. El todo y la nada. Los dos extremos de la balanza; un desequilibrio constante que se me ha contagiado, se ha introducido en mi sangre, y ya corre por mis venas, envenenada. Con ganas de gritar, de saltar, y automáticamente de quedarme en silencio. Que nadie lo entienda, me da igual, no lo pretendo. Darlo todo por una sonrisa, arriesgándome a tirar todo por la borda. Pero, ¿sabes qué? No hay tiempo de pararse a pensar, además, quien no arriesga, no gana. Y en esta vida, yo no estoy dispuesta a perder.

jueves, 2 de agosto de 2012

Prefiero un 28 antes que seguir sumándole 6.

3 comentarios
Antes que nada, lo siento. Lo siento por mezclarlo todo, por meterle en cada conversación, por no ser capaz de olvidar. No me digas que no, porque sé que en el fondo te molesta aunque sea sólo un poquito.
"Acuérdate del 28", me dijiste. Con esas mismas palabras, además. Y da por seguro que no lo olvidaré. ¿Cómo hacerlo? Sabes que (des)afortunadamente tengo muy buena memoria para las fechas.
¿Enamorada, yo? Más quisiera. Ya no sé si el amor se siente o es el nombre de una fruta exótica. Me parece que eso es otra mentira más que los poetas del S.XIX se inventaron.
Las matemáticas nunca se me han dado mal, pero no me apetece estar el resto de mi vida sumándole 6. Es una suma muy sencilla, pero esconde demasiado detrás. Esconde muchos sentimientos, la mayor parte contradictorios; esconde dos personas, dos vidas, muchos recuerdos... pero también las ganas de olvidarlos. Y la impotencia por no lograrlo. La rabia, las lágrimas, los tres mil millones de veces que te pedí (y te pediré)  perdón.
Ojalá alguien pudiera hacer algo, un botón mágico que borrase todo. Me parece casi imposible. Aunque, pensándolo bien, quizás sí haya una pequeña solución. Comencemos por empezar a pensar en un 28 y dejar de sumar 6. ¿Me ayudas?

sábado, 28 de julio de 2012

Abril.

2 comentarios
Me abrazabas fuerte. Estábamos borrachos, ¿y qué? Te susurraba al oído, ya no me acuerdo el qué. Te reías, eran cosas sin sentido. No sé si alguna vez te lo he dicho, pero adoro tu sonrisa. Y tu boca, tu piel, tus manos, tu pelo, tupechotucuerpoTÚ.
Nos movíamos al ritmo de la música. Una, dos, siete, noventa; las canciones pasaban tan rápido como el nivel de la botella de ginebra bajaba. Quizás nos caímos, uno o dos cuadros romperíamos. Estábamos solos. Te mentiría si te dijera que me enamoré de ti, estábamos jugando a un juego en el que utilizar el corazón era trampa. Por suerte ninguno de los dós fue descalificado. "No quiero hacerte daño, no me hago responsable", me advertías.
Dices que no tienes corazón, que los sentimientos para ti no existen, que alguien se los llevó hace tiempo y se le olvidó devolvértelos. Que ahora tu lema es eso de "Wild hearts can't be broken", que besar sin amor te viene bien. Aunque quizás lo que no todo el mundo sepa es que en el fondo deseas sentir algo por alguien, que te has cansado de besar moviendo los labios descompasados del corazón.
Y ahora te comportas igual con el resto. Distante y frío. Que ya nada es igual. ¿Dónde estás? Te busco y no te encuentro. Me duele, me parte en dos. El que fue mi todo, que ahora ya no es nada. Mi risa, mis ganas de ir al instituto. No era amor, yo estaba rota. Fuiste mi medicina contra la pasta italiana, aquellos spaguetti que tanto me costó digerir. La persona en quien más confiaba, para absolutamente todo. Lo que me complementaba, mi yo masculino. ¿Qué nos ha pasado? No sé si soy yo, tú, los dos, o los jodidos planetas que se alinearon. Lo único que quiero es que vuelvas.
Desconocido --> Conocido --> Amigo --> Mejor amigo. Ahora léelo al revés. Duele, ¿verdad?

viernes, 20 de abril de 2012

Nada que perder.

2 comentarios
Ella caminaba con la cabeza gacha. Creo que nadie le dijo nunca eso de que se le caería la corona. Aunque eso a ella le daba igual. Cuando lo único que te apetece hacer es desaparecer, y te cuesta hasta respirar, te importa una mierda si se te cae la corona, aunque sea de espinas.
No quería ir a casa; se sentía como si le acabaran de dar un puñetazo en el estómago. Sin aliento. Destrozada, su corazón sangrando. Su garganta muda, no necesitaba palabras, cualquiera que la mirase a los ojos se daría cuenta de que algo no marchaba bien.
Pudo oír con total claridad el chasquido que se produjo en su pecho cuando despertó de aquel sueño tan bonito. De pronto comprendió que nada dura para siempre, y que pocas personas merecen la pena. Que en la vida, y más en el amor, nada es lo que parece.
Ni todo el chocolate del mundo la hubiera hecho sonreír. No tenía frío, ni calor, hambre sed sueño alientopulso. Ganas de vivir. Se dio cuenta de que los príncipes no existen, ya sean azules, verdes o fosforitos. "¿Cómo se me va a caer la corona?", se preguntó. "Si ya me la sujetan los cuernos".
Me encantaría actualizar más seguido, pero entre semana casi no tengo tiempo de ponerme en el ordenador. Cuando escribo, muchas veces no plasmo sobre el papel cómo me siento; la mayoría de las veces simplemente cuento lo que me viene a la cabeza en esos momentos, las palabras que me salen cuando estoy "inspirada". Un claro ejemplo es el texto que he puesto arriba, cuando lo escribí no me sentía de esa forma en absoluto, y, bueno, salió eso jajaja.
Espero que os haya gustado, un besito :3


jueves, 12 de abril de 2012

Verso acabado. Punto.

1 comentarios
Echar de menos a alguien. Recuerdos. Escuchar canciones dedicadas, románticas, olvidadas. Lo que no he olvidado es llorar. Lágrimas, ríos de sentimientos que nacen en el corazón y desembocan en los ojos. Qué bonito era todo. Mentiras, verdades a medias. Ilusiones de adolescente, sueños sin futuro. Esperanzas que se esfumaron veloces como llegó el otoño. Frío. Hojas marrones. Más llanto. Heridas cicatrizando, que nunca llegarán a sanarse. Viento y mejillas rojas. Tacones, fiesta y alcohol. Felicidad aparente: sonrisa en los labios y brechas en el corazón. Tranquilidad, olvido, si hasta dejó de doler. Fracturas abiertas, deportes arriesgados. Mensajes baratos; conversaciones, discusiones que no quería ni empezar ni acabar. Muchas palabras, te quieros que dolían más que las mentiras que había descubierto. Enfados, dudas; más lágrimas y menos cordura. Caminar, como una funambulista, entre el amor y el odio. Cúmulo de sentimientos, contrarios e incomprensibles. Largas historias, quizás juntos o tal vez separados. Hemos formado parte de lo mismo, y eso, lo quieras o no, a los dos nos dejó marcados.

miércoles, 11 de abril de 2012

Limón y sal

0 comentarios
Mis pobres cuerdas vocales me piden clemencia, llevan un buen rato trabajando sin parar. Trago de tequila. Limón, sal. Y vuelta a empezar.
A medida que mi sobriedad disminuye, mi afonía aumenta. Grito, chillo. Al cielo, a las nubes que esta noche cubren las estrellas. Me descargo, abro los brazos. Me doy cuenta de que pocas veces antes había sido tan feliz.
Pienso, hago trabajar a mi oxidado cerebro, las botellas de tequila no le sientan bien. Ahora pruebo con el corazón. Enamorarse no sirve de nada, excepto para sufrir. Solo un tío de entre un millón merece la pena, y resulta que en el 99% de los casos, ya está cogido. Dejando a un lado la estadística y volviendo al mundo real, encontrar a un chico por el que merezca la pena arriesgar es algo muy difícil. Y difícil no es sinónimo de imposible, pero, mientras tanto, yo sigo ahogando mis penas en el cielo, ese que tanto ansiamos rozar con la yema de los dedos. Solo que yo utilizo el tequila, limón y sal. Prefiero maltratar a mi hígado antes que a mi ya maltrecho corazón.
Hoy he recibido una muy buena noticia: he ganado un premio en el blog "NO ES PERFECTO PERO ES IDEAL" (click). 
El premio consistía en dárselo a las 10 personas que más comentan en tu blog, y este mes yo he sido una de las galardonadas. 
Os recomiendo que os paséis por su blog, pues tiene entradas realmente buenas. Un besazoooooooo <3
domingo, 8 de abril de 2012

Live together, die alone.

6 comentarios
Como una vela que se consume, poco a poco, pero a la vez crea juguetonas formas con su llama. De un color como el del hueso, la cera que se derrite y resbala hasta posarse sobre mis manos. Está caliente; se enfría y se queda quieta para siempre.
Nuestras vidas son lo mismo. Ardemos durante una pequeña fracción de tiempo, efímeras notas de luz que se pierden. Y al momento ya somos esa cera que se escurre. Fugaces. Tenemos tan poco tiempo para vivir, que si parpadeas te lo pierdes. Un segundo de luz no vale nada, al igual que una persona sola; juntos hacemos más que iluminar la oscuridad, damos calor, el calor de las vidas, nuestras vidas. Unidos valemos mucho; por separado no somos nada, nos extinguimos rápidamente como la luz de las velas.
Tan solo juntos tenemos sentido.
Mil perdones, creo que ya ni sabréis quién soy.
Qué muerto tengo esto. No he podido actualizar desde enero porque entre exámenes, piano y otras mil cosas que se me han juntado, no he tenido tiempo para escribir absolutamente nada. Pero ahora que nos han dado las vacaciones, ya tengo mucho más tiempo libre, y he vuelto a las andadas. Prometo Intentaré actualizar todos los días, aunque no en todos traiga un texto.
Lo siento mucho por abandonar el blog.
Un besazo <3
viernes, 24 de febrero de 2012

Nothing at all

1 comentarios
Ves a la gente feliz, con sus amigos, pareja o como quieras llamarlo. Pasean abrazados, riéndose, sonrientes. Y tú te limitas a observarlos pasar, sentado en el mismo frío banco de siempre. Los ves, y escapan. 
Se escapan como las hojas del calendario. Los días, los meses, los años, se van volando enfrente de tí. Sigues respirando. Pero eso no significa que estés vivo. Tu corazón hace ya tiempo que se ahogó en los sollozos silenciosos que tus ganas de vivir lloraban. Estás helado, y no me refiero a tu temperatura corporal. Tus labios, tu piel, tu pelo... no solo están bajo cero por el ambiente gélido. La alegría que deberían transmitir tus ojos verdes no aparece por ningún sitio. Están fijos en algún lugar del horizonte, buscando, quizás, la juventud que con quince años no vives. 
Eres perfecto. Tus facciones parecen esculpidas, como una estatua de hielo. Ten cuidado no te rompas al más mínimo roce. Eres estático, no te mueves, contemplas la vida pasar. ¿A qué esperas?-QUE RESPIRES NO SIGNIFICA QUE ESTÉS VIVO-
 Dios míooooooooooooooooooooooooo. Qué abandonadito está esto u.u
Lo primero, quiero agradecer un montón el premio que me otorgó ASHLEY en su fantástico blog. Prometo que en cuanto tenga tiempo rellenaré el test. Os recomiendo que os paséis por su página, escribe realmente bien y es una chica muy, muy simpática ;)
Mañana actualizaré de nuevo, para publicar algo de lo poco que he escrito últimamente entre exámenes, audiciones de piano y etc etc. Mil perdones por teneros así.
¡Besooooooooooooos!
miércoles, 1 de febrero de 2012

¿Te caigo mal? Coge tu turno, siéntate y espera a que me importe.

4 comentarios
Llamadme insensata si queréis. Llamadme loca por intentar cambiar las cosas, por abrir la mente y cerrar la boca. Quizás yo sea demasiado arriesgada, pero, ¿y vosotros? Me jugaría la cabeza a que os morís por estar en mi situación, que os encantaría tener las narices a decir lo que yo digo, a dar el primer paso, a abrir los brazos y sonreír en vez de dejarlos cruzados y torcer el morro. Podéis hacer lo que queráis, pero mientras dejáis pasar vuestras patéticas vidas criticando a los demás, yo me voy a construir la mía.
 

lunes, 30 de enero de 2012

Quien juega con fuego se quema.

4 comentarios
Estoy jugando con fuego, lo tengo más claro que el agua. Sé lo que estoy haciendo, no me voy a volver a dejar engañar por tus palabras dulces y tu pelo de caramelo. Te conozco, y una vez pudo colar, era una niña inocente, pero dos veces ya no. La gente no cambia, al menos si no quiere. Y tú no quieres cambiar. De momento eres feliz jodiendo vidas de chicas que no tienen la culpa de enamorarse, pero ya me contarás dentro de unos años qué tal te va la vida.
En esta ocasión yo tomo las riendas, no me voy a creer absolutamente nada que salga de tu boca, ni tus "te quiero" ni tus falsas promesas de que has cambiado.
Solo espero una cosa, no acercarme demasiado al fuego, porque entonces entraré en tu juego y me quemaré. Debo ir con pies de plomo, contigo no sirve solamente ser desconfiada. Sé que he dicho que no tenemos que crear una coraza alrededor del corazón, pero contigo voy a hacer una excepción. Me encantaría enamorarme de cualquiera, menos de ti. Rezo para que no pase. Por favor, que no pase.

 
Designed by Photonica (c) 2011