Con la tecnología de Blogger.
martes, 27 de diciembre de 2011
4 comentarios
Somos pájaros, volamos libres desde el momento en el que nos enamoramos. Nacemos enjaulados, no sabemos lo que se siente al volar hasta que no viene otro pájaro a abrirnos la puerta. Lo vemos como el pájaro más bello del mundo, siempre lo recordaremos, porque es el que nos abrió los ojos y nos enseñó lo bonito que es el mundo.
Echamos a volar, al principio temerosos pero a medida que vamos aleteando, cogemos confianza. Además, tenemos a nuestro lado a alguien que nos guía, ¿qué puede salir mal? Ascendemos juntos, sin miedo, solo mirando hacia delante y sin calcular los riesgos de una posible caída. Subimos, seguimos subiendo; sentimos que flotamos en el aire y vemos todo perfecto. Peligrosamente perfecto.
Hasta que ¡puf! de repente aquel pájaro que nos dio la libertad se va. Entonces caemos en picado y nos estrellamos. Recuperarse siempre es difícil, pero nunca imposible.
Por suerte hay más pájaros en el cielo que nos ayudan a remontar el vuelo, pájaros que de nuevo nos hacen subir y subir de nuevo, nos enamoramos otra vez... para volver a caer. Y luego subiremos, y caeremos, la vida es así. Las alas nunca se nos romperán, porque son mucho más resistentes que nuestros corazones. Siempre sacaremos fuerzas de donde sea para volver a volar, ¡no podemos perder el tiempo! Que esta vida son dos días, y ya vamos por el primero.

4 comentarios:

AndreaG dijo...

oh me encanta tu blog y tu entrada, y la foto tbn! sigue escribiendo, te sigo ya mismo!:) http://providedus.blogspot.com/

Caffeine dijo...

¡muchas gracias! :)

leri04 dijo...

Hola, acabo de encotrar este blog por un comentario en una página en tuenti, la de los pequeños placeres me hacen feliz. Tube curiosidad y entré porque me gustó el título. La verdad, tu blog me encanta! Ánimo, sigue así!
Un saludo ^^

Caffeine dijo...

¡bien!de algo me sirve publicitarme por el tuenti jajaja ;) muchas gracias por pasarte, un besin.

Publicar un comentario

 
Designed by Photonica (c) 2011